Laura Martinez, Distribuidora Oro

¿Por qué usted se unió a Nice & Bella?

¡Me encanta la joyería! ¿Y a quién no? Incluso la mujer que dice nunca usar joyas por lo menos le gusta lucir aretes. Eso es lo que inicialmente atrajo mi atención al modelo de negocio de Nice & Bella. Pero los fundadores y la familia robaron mi corazón. Vi su compromiso de ayudar a las comunidades marginadas y eso me capturó. Así que me inscribí y ese mismo día empaqué las maletas y me fui a Dallas para la conferencia anual de liderazgo.

¿Cuál es su memoria favorita de Nice & Bella?

En lugar de un solo instante, cada momento que he compartido con la familia de Nice & Bella ha sido una experiencia maravillosa, pero algo muy importante es el apoyo que recibimos de la empresa. Hace varias semanas le pregunté a nuestro presidente Alejandro Litchi que visitara a mi grupo en Nueva York con una gira y un poco después, él y su equipo organizaron una gira en mi área! Todos en la compañía son tan pendientes de nosotros los distribuidores y se siente que somos importante para ellos.

FullSizeRender (3)edited.jpg

¿Tienes un consejo para alguien considerando ser distribuidor?

¡Di que si! Te garantizo que no importa lo que el éxito significa para ti, lo puedes lograr con Nice & Bella. No sólo tenemos un producto que todo el mundo utiliza, está hecho con materiales de primera calidad por artesanos dedicados y tenemos una compañía que nos respalda. Es un negocio muy sencillo de hacer y lo puedes combinar con cualquier otra actividad. Yo estoy aquí para apoyarte. No te arrepentirás!

¿Cómo maneja su negocio de Nice & Bella con un trabajo de tiempo completo?

Una vez me dijeron que las personas más ocupadas son las que tienen más tiempo, todo es cuestión de organizarse. Tengo una familia que viene antes de mi trabajo y mi negocio pero también trabajo con una fundación, hago voluntariado en ministerios de mi iglesia, soy maestra de catecismo y juez de paz oficiando matrimonios. Tengo mi tiempo muy bien organizado y de esta forma me alcanza también para descansar, leer, viajar y pasar tiempo de calidad con mi familia. Yo vivo con una agenda y planifico el tiempo para todas mis actividades.

¿Hay algo por que es conocida?

La gente probablemente diría por mi disposición a ayudar. Mi corazón duele de ver tanta gente en este mundo con necesidades de las cosas más básicas. Sirvo como presidenta de una fundación llamada Dominican American Cultural Club of Yonkers. Recaudamos fondos y ofrecemos apoyo a través de diferentes actividades educativas y culturales a niños en pobreza extrema. Es mi deseo es rescatar a todos los niños necesitados y darles las herramientas para levantarse.
 

Susanna Davidov